La destitución del mandatario está a cargo del presidente Iván Duque, quien ya fue oficiado de la decisión judicial. Luis Alberto Monsalvo Gnecco fue cobijado con la medida de aseguramiento domiciliaria por el delito de corrupción al sufragante; cometido en el año 2011 cuando aspiraba por primera vez ser gobernador del Cesar.

La decisión fue tomada por la Sala de Primera Instancia del máximo ente de justicia en el país, quien venía estudiando el caso dese el mismo año en que el funcionario incurrió en el delito, el cual fue denunciado por la Fiscalía. El Gobernador fue condenado a 61 meses y veinte días de prisión domiciliaria.

Dicha decisión fue tomada por el alto órgano tras las investigaciones y denuncias que indican que, Luis Alberto Monsalvo Gnecco, presuntamente engañó entre agosto y octubre del 2011 con una falsa promesa a 800 familias desplazadas en Valledupar para trasladarlas a Tierra Prometida a cambio de votos para convertirse en gobernador de Cesar en el periodo 2012-2015.

A pesar de ser denunciado por la Fiscalía ante la Corte Suprema por dicho delito, el gobernador ganó la contienda electoral y ocupó su cargo en 2012, pero el proceso en su contra siguió en curso, tomándose la decisión solo hasta el día de hoy.

La sentencia, ordena además que Monsalvo Gnecco deberá pagar una multa de 301 salarios mínimos, lo que equivale a poco más de 270 millones de pesos.

Comparte este post en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter